Skip to main content

Inmensa preocupación por los pobres y vulnerables a la vez que los obispos católicos responden a la legalización del suicidio asistido por un médico en California

Printer-friendly version
October 13, 2015

Los Obispos de California han publicado la siguiente declaración:

“La decisión de la Legislatura de California y del Gobernador Brown de poner a los californianos en riesgo al legalizar el que un médico prescriba una dosis mortal de fármacos, convierte en una farsa la compasión por los enfermos, el interés en los pobres y la protección de nuestros residentes más vulnerables.

“Como pastores y maestros, nuestra obligación primordial es expresar claramente y con convicción las verdades de nuestra fe para que nuestra gente católica pueda comprender en plenitud la enseñanza de la Iglesia sobre las situaciones que se dan al final de la vida.  Esa enseñanza brinda gran consuelo y reconforta en los últimos momentos de vida de los pacientes y de las personas cercanas a ellos.  Una mayor comprensión y valorización de nuestra enseñanza católica podría ofrecernos la paz y la dignidad que todos procuramos al acercarse la muerte.  La Iglesia católica desea ofrecer a todos los californianos la belleza de nuestra enseñanza sobre el final de la vida, la efectividad de nuestros cuidados compasivos y la prudencia sólida de ejercer responsablemente la autonomía del paciente.

“Los preocupados opositores del suicidio asistido por un médico ya han iniciado el proceso para un referéndum.  Les afirmamos y apoyamos en esa decisión.  Como ciudadanos de este estado, todos tenemos el derecho y, recalcamos, la obligación de asegurarnos que se escuche la voz del pueblo, especialmente la de los más vulnerables. Esta también es la oportunidad para que reconozcamos a todos los hombres y mujeres de todo el Estado, quienes  a través de sus organizaciones e individualmente, han trabajado incansablemente y caminaron juntos en su oposición al suicidio asistido por un médico en estos últimos meses.  Les damos los gracias una vez más. 

 “La justicia y la promoción del bien común exigen que se considere debidamente cada recurso legal imaginable en contra de la desacertada legalización del suicidio asistido. Estamos llevando a cabo ese proceso en este momento.  Como dijo el Papa Francisco en una reunión conjunta del Congreso de EE.UU. apenas el mes pasado:

Ustedes han sido llamados a defender y mantener la dignidad de sus conciudadanos en la exigente e incansable búsqueda del bien común, ya que este es el fin de todas las políticas.  Una sociedad política perdura cuando procura, como vocación, satisfacer las necesidades comunes estimulando el crecimiento de todos sus integrantes, especialmente de los que corren mayores riesgos.  La actividad legislativa siempre se basa en un interés por el pueblo.

“De nuevo preguntamos, ¿dónde está el interés cuando hay millones de californianos que no tienen acceso a atención médica asequible y compasiva?  La alternativa de bajo costo que consiste de una dosis mortal de fármacos no constituye una alternativa adecuada y efectiva para los cuidados paliativos, el manejo del dolor y otros servicios médicos básicos.