Skip to main content

Los Obispos de la Conferencia Católica de California recomiendan que se eleven “Oraciones para el Alivio de la Sequía”; piden a todos los creyentes que oren por la lluvia

Printer-friendly version
January 9, 2014

Llegamos al final del verano y continua la sequía
Obispos de California renuevan su llamado a la conservación y oración


  • “Que Dios abra los cielos y deje que su misericordia llueva en nuestras praderas y montañas. Oremos especialmente por aquellos más afectados por la falta de agua, y por la sabiduría y la caridad de ser buenos administradores de este precioso don. Que nuestros líderes políticos busquen el bien común y que aprendemos a cuidar y compartir el don del agua de Dios, para el bien de todos.”
  • “Dios todopoderoso, de quien depende todo nuestro ser, actividad y vida, concede a nuestros campos la lluvia necesaria a in de que, asegurado nuestro sustento diario, podamos, con tranquilidad, buscar los bienes eternos. Roguemos al Señor.” (Misal Romano Mexicano, #35)
  • “Por aquellos que enfrentan por la falta de lluvia en California amenazas a su salud, seguridad y bienestar. Que Dios nos otorgue lluvia y nieve para aliviar sus luchas y para cuidar de las necesidades de los habitantes de este Estado. Oremos al Señor”.
  • “Por los que controlan nuestros recursos de agua. Que Dios les dé la sabiduría y fortaleza para contrapesar la gran necesidad de la gente y de los comerciantes de compartir el agua, don de Dios, entre todos los Californianos. Roguemos al Señor”.
     
  • “Dios todopoderoso, necesitamos que llueva. Nos damos cuenta, al mirar al claro cielo azul, la maravilla que es hasta una última gota de lluvia. ¡Y pensar que tanta agua puede caer del cielo, el cual ahora está vacío y despejado! Ponemos nuestra confianza en Ti. Estamos seguros que Tú conoces nuestras necesidades, pero quieres que de todos modos las pidamos, demostrando que dependemos de Ti. Dios amado, mira a nuestras montañas y campos secos, y bendícelos con el don vivo de la lluvia. Entonces la tierra se regocijará y los ríos cantarán tus alabanzas, y todos los corazones estarán alegres. (Oración de la lluvia de la Conferencia Nacional Católica de la Vida Rural-Libro de Oraciones)”.