Skip to main content

Perspectivas: Obispos de los EEUU luchan con la crisis causada por abusos; Llamado a la oración por los incendios arrasadores en CA

Printer-friendly version
November 16, 2018

Obispos de los EE.UU. luchan con la crisis de abusos en su reunión anual

Los obispos de los Estados Unidos se juntaron esta semana en Baltimore para su Reunión Anual, enfocados en un tema: cómo responsabilizarse y pedir rendición de cuentas a sus hermanos obispos cuando se trata de proteger a los menores del abuso sexual.  

Pero con un anuncio inesperado durante los comentarios de apertura, ese objetivo se postergó por una petición del Vaticano de esperar hasta el sínodo de febrero, que se llevará a cabo en Roma, donde los obispos de todo el mundo se reunirán para lidiar con este asunto juntos. 

No obstante el desvío, seguía muy presente para ellos, la necesidad de actuar:  

“Hermanos obispos, dispensarnos nosotros mismos de estas estrictas normas de rendición de cuentas es inaceptable y no tiene cabida,” afirmó el Cardenal Daniel DiNardo, presidente de la Conferencia de Obispos de los EE.UU. “De hecho, nosotros, como sucesores de los apóstoles, debemos ceñirnos a los máximos estándares posibles. Hacer cualquier cosa inferior a esto sería un insulto para las personas que se han dado a la tarea de proteger y sanar de la lacra del abuso”.

No quedó claro qué fue lo que preocupaba al Vaticano acerca de las reformas propuestas, pero se obtuvo alguna idea del discurso del Nuncio Papal, el  Arzobispo Christophe Pierre:

“Para recuperar la confianza, no basta con sencillamente predicar usando palabras sobre la responsabilidad, sin vivir las dificultades de esa responsabilidad, aún de cara a la crítica,”  indicó el Arzobispo.  “Cuando se trata de las responsabilidades, que nos han sido encomendadas – con los niños y las personas vulnerables en el primer plano – debemos demostrar que podemos resolver los problemas en vez de sencillamente delegárselos a otros”.

Aunque el enfoque de las reformas ahora se transfiere a la reunión en Roma, los obispos abordaron diversos elementos de la crisis, incluyendo los siguientes:

  • Una presentación de la coordinadora de asistencia a víctimas de la Arquidiócesis de Los Ángeles sobre cómo acompañar a las víctimas y sobrevivientes del abuso sexual de menores.
  • Aunque no se votó sobre las propuestas, los obispos analizaron las recomendaciones referente a las acciones, como un mecanismo de denuncia por una tercera parte, normas de conducta para obispos y protocolos para los obispos que han renunciado o han sido destituidos debido al abuso.  El Arzobispo José Gómez de Los Ángeles esbozó las propuestas.
  • Escucharon informes del Consejo Nacional Asesor (National Advisory Council) y de la Junta Nacional Examinadora (National Review Board).

 

También hubo un llamado firme a que se “llegara al meollo” del caso del ex Cardenal Theodore McGarrick, quien avanzó en la jerarquía de la Iglesia a pesar de su historial de abuso sexual de seminaristas y de un menor.  “Este es el tema que se debe abordar,” dijo el Cardenal DiNardo. “Sencillamente es algo malo para nuestra gente”.

En otras cuestiones atendidas durante la reunión, los obispos aprobaron una carta pastoral denunciando el racismo (vea más aquí) y eligieron nuevos presidentes para los comités .   El Arzobispo Salvatore Cordileone de San Francisco fue elegido como presidente del Comité para los Laicos, el Matrimonio y la Vida Familiar, mientras que el Obispo Michael Barber fue elegido como presidente del Comité para la Educación. 

El Cardenal DiNardo cerró la conferencia reafirmando el compromiso de hacer lo necesario para llegar al fondo de la situación del Arzobispo McCarrick, de facilitar la denuncia del abuso y la conducta impropia por parte de los obispos, y de elaborar medios genuinamente independientes para la rendición de cuentas de los obispos, que sean debidamente autorizados y que incluyan una importante participación de los laicos.

“Hermanos, abrí la reunión, indicando cierta desilusión.  La concluyo con esperanza,” afirmó.

 

Llamado a la oración y asistencia para los incendios arrasadores en CA

Mientras que siguen ardiendo los incendios más mortíferos que California haya experimentado hasta la fecha, el Arzobispo de Los Ángeles,  Mons. José H. Gómez y el presidente de la CCC y obispo de Sacramento, Mons. Jaime Soto, están pidiendo oraciones y apoyo para todas las personas afectadas.  

"Amigos, continua la desolación por los incendios arrasadores — aquí en el sur de California como en la parte norte del estado,” aseveró el Arzobispo Gómez . “Debemos seguir orando por las personas que han perdido la vida y sus casas y su modo de subsistencia, así como por todos los hombres y mujeres que luchan contra los incendios. Que Dios proteja y mantenga a salvo a todos y que controle todos estos incendios.  Hemos establecido un fondo  para ayudar a las víctimas de estos incendios. Por favor bríndenles cualquier ayuda que les puedan ofrecer".

La Arquidiócesis de Los Ángeles está proveyendo apoyo a las comunidades afectadas por los incendios Woolsey y Hill a través de Caridades Católicas de Los Ángeles y de las parroquias y escuelas locales.  Se pueden hacer donaciones en: archla.org/fires.  

El mortífero Incendio Camp en el Condado de Butte ya ha cobrado más de cincuenta vidas, y ha destruido más de 7,600 casas y más de 8,800 estructuras.

“Las tremendas pérdidas provocadas por el Incendio Camp, azotando partes de la diócesis, son devastadoras,”  manifestó el Obispo Soto. “Las familias de la ciudad de Paradise y de las comunidades circundantes, afectadas por el incendio, pueden confiar en el apoyo de nuestras oraciones. También oramos por los valientes hombres y mujeres que han respondido a este desastre, combatiendo los incendios. Que se les conceda el descanso eterno en las manos misericordiosas de Nuestro Señor Jesucristo a todos los que han muerto en este infierno catastrófico”.

Las personas que deseen ayudar a las víctimas del Incendio Camp pueden donar aquí. Las personas que necesiten un refugio temporal, alimentos o asistencia inmediata debido a los incendios, pueden comunicarse con su parroquia para recibir servicios de apoyo.

 

Doctrina católica: La pena de muerte es “inadmisible”

La congruencia en la abominación de la violencia es el sello distintivo de la doctrina de la Iglesia en torno a la pena de muerte.  

Los Obispos de los EE.UU. han señalado el hecho de que el exterminio sancionado por el estado nos disminuye a todos. La aplicación de la pena capital tiene fallas y es inconsistente, y el estado tiene otras formas de castigar a los malhechores.

En su discurso ante la Asociación Internacional de Derecho Penal, el Papa Francisco planteó la importancia de la necesidad de eliminar la pena capital.  

“Los argumentos contrarios a la pena de muerte son muchos y bien conocidos. La Iglesia ha oportunamente destacado algunos de ellos, como la posibilidad de la existencia del error judicial y el uso que hacen de ello los regímenes totalitarios y dictatoriales, que la utilizan como instrumento de supresión de la disidencia política o de persecución de las minorías religiosas y culturales, todas víctimas que para sus respectivas legislaciones son “delincuentes”, afirmó el Santo Padre.  “Todos los cristianos y los hombres de buena voluntad están llamados, por lo tanto, a luchar no sólo por la abolición de la pena de muerte, legal o ilegal que sea, y en todas sus formas, sino también con el fin de mejorar las condiciones carcelarias, en el respeto de la dignidad humana de las personas privadas de libertad.  Y esto yo lo relaciono con la cadena perpetua”.

Visite la página dedicada a la pena de muerte de la Conferencia Católica de California - Death Penalty page para aprender más sobre la doctrina católica y el renovado llamado a eliminar la pena de muerte y a defender toda vida humana.

 

Nueva declaración de los Obispos desafía el racismo

Durante su Asamblea General Nacional de esta semana, la Conferencia de Obispos Católicos de los EE.UU. (UCSSB) votó a favor de aprobar una Carta Pastoral abordando el mal del racismo y promoviendo la causa de santidad de la Hna. Thea Bowman, una hermana afroamericana pionera en los EE.UU.

“Open Wide Our Hearts: The Enduring Call to Love, una Carta Pastoral contra el Racismo," fue aprobada por el cuerpo de obispos por mayoría de dos tercios con 241 votos a favor, 3 en contra y una abstención.

“Todo el cuerpo de obispos sintió la necesidad de abordar el tema del racismo, una vez más, después de ser testigos del deterioro del discurso público y los episodios de violencia y animosidad con connotaciones raciales y xenófobas, que han resurgido en la sociedad estadounidense en los últimos años,” aseguró la declaración del Comité de la Diversidad Cultural en la Iglesia de la USCCB.

“Las cartas pastorales de todo el Cuerpo de Obispos son raras, pocas y distantes entre sí. Pero en momentos clave de la historia, los obispos se han unido para hacer pronunciamientos importantes, prestando atención a un tema en particular y con la intención de ofrecer una respuesta cristiana, llena de esperanza, a los problemas de nuestro tiempo.  Éste es uno de esos momentos clave,” manifestó la declaración.  

Los Obispos además votaron para promover la causa de santidad de la Hna. Thea Bowman.  Siendo nieta de esclavos, la Hna. Bowman fue la única miembro afroamericana de las Hermanas Franciscanas de la Adoración Perpetua y fue la primera hermana de la raza negra que se dirigió a la USCCB. Ella luchó para trascender el racismo y dejó una huella indeleble en la vida católica de los EE.UU. a finales del siglo 20.  

La votación abre el camino para que una comisión diocesana determine si la Hna. Bowman vivió una vida de "virtud extraordinaria y heroica”.  

Lea más aquí

 

Los católicos hacen un llamado al Presidente para que reconsidere las políticas de asilo

Varias organizaciones católicas prominentes han publicado un comunicado reiterando que no es delito procurar el asilo e instan a la Administración a que busque otras soluciones que fortalezcan la integridad del sistema migratorio existente.

El Comité de Migración de la Conferencia de Obispos Católicos de los EE.UU., Caridades Católicas USA, la Red Católica de Inmigración Legal (Catholic Legal Immigration Network), y Catholic Relief Services han hecho un llamado a la Administración Trump para que reconsidere sus políticas de asilo:

“Reiteramos que no es un delito buscar asilo y este derecho de buscar refugio se encuentra codificado en nuestras leyes y en nuestros valores,” manifiesta el comunicado. “La Iglesia católica continuará sirviendo, acompañando y asistiendo a todas las personas que huyen de la persecución, independientemente de dónde buscan dicha protección y de dónde son”.  

Lea la declaración completa aquí.

 

16 de noviembre de 2018
Tomo 11, No. 31

En español