Perspectivas: Obispos se pronuncian sobre la injusticia racial; Acción legislativa requerida

Franca respuesta católica ante la muerte de George Floyd

 

Los obispos a lo largo del país y del estado han respondido a la muerte de George Floyd, un hombre afroamericano quien fue asfixiado mientras la policía lo sujetaba, en Minneapolis, la semana pasada, a pesar de que pedía auxilio.

“Estoy orando por George Floyd y sus seres queridos, y en nombre de mis hermanos obispos, comparto la indignación de la comunidad afroestadounidense y las personas que les apoyan en Minneapolis, Los Ángeles, y por todo el país”, afirmó el presidente de la Conferencia Episcopal de EE.UU. y arzobispo de Los Ángeles, José Gómez.

La muerte de Floyd desencadenó protestas y manifestaciones a lo largo del país, y muchas de éstas se volvieron destructivas y algunas violentas. Muchas ciudades estuvieron bajo ordenes de toque de queda y la Guardia Nacional fue desplegada en muchos lugares.

“La crueldad y violencia que él sufrió no reflejan la mayoría de hombres y mujeres buenos de las fuerzas policiales, que desempeñan sus tareas honorablemente. Eso lo sabemos. Y confiamos en que las autoridades civiles investigarán su muerte cuidadosamente y se asegurarán que los responsables rindan cuentas de sus acciones”, declaró el Arzobispo Gómez.

El Arzobispo Gómez también hizo un llamado para que termine la violencia que sacude a las ciudades estadounidenses.

“Es cierto lo que dijo el Rev. Martin Luther King, Jr.: que los disturbios son el lenguaje de las personas no escuchadas. En este momento deberíamos de practicar mucho la escucha. Esta vez, no debemos dejar de escuchar lo que la gente dice mediante su sufrimiento. Debemos de forma definitiva arrancar de raíz la injusticia racial que todavía contamina demasiados sectores de nuestra sociedad estadounidense.

“Pero la violencia de las noches recientes es autodestructiva y contraproducente. No se gana nada y se pierde mucho con la violencia. Mantengamos nuestra mirada firme en el objetivo del cambio real y perdurable”.

El Arzobispo Salvatore Cordileone de San Francisco resumió el punto de vista  de muchas personas a lo largo de los Estados Unidos:

“George Floyd es el ejemplo más reciente y más osado de un patrón de injusticias y discriminación en contra de las personas de color en nuestro país. La violencia en respuesta a este acto violento demuestra hasta dónde la indignación por esto se ha convertido en algo insoportable. Y no obstante, no cambia la verdad perenne de que la violencia genera violencia. Muchas de las distintas protestas pacíficas realizadas debidamente han dignificado la vida de George Floyd y denunciado el racismo que se ha vuelto sistémico en nuestra sociedad. Pero debemos comprender lo necesario que es un cambio “sistémico” en un sentido amplio, porque el cambio estructural aislado no llegará muy lejos. Necesitamos un cambio cultural, una transformación de la mentalidad cultural – en definitiva, una metanoia (conversión) espiritual. Y ese cambio de mentalidad, corazón y alma no puede ni siquiera empezar sin reconocer el pecado,  a nivel personal así como a nivel de sociedad”.   

Los obispos por toda California también se pronunciaron sobre los últimos acontecimientos:

“La única respuesta auténtica moral en este punto de la historia de nuestra nación es una conversión persistente de corazón y alma para comprender genuinamente la inmensa perversidad del racismo en nuestra sociedad, y negarnos a descansar hasta que lo hayamos erradicado”,  afirmó el presidente de la Conferencia Católica de California y obispo de la Diócesis de San Diego Mons. Robert McElroy.

El obispo de San Bernardino, Mons. Gerald Barnes se pronunció enérgicamente sobre la necesidad de abordar la incesante injusticia del racismo:  "La herida que muchos cargan en torno a la raza y su relación a nuestro sistema de justicia penal se ha vuelto a abrir de forma trágica. No podemos descartar el clamor del pueblo que pide justicia para todos ante la ley”.  

Otros líderes en California también reaccionaron:

La directora ejecutiva de Caridades Católicas de la Bahía del Este, Margaret Peterson, también  publicó un comunicado, haciendo un llamado a otras personas para que denuncien las injusticias y de todo corazón escuchen sin juzgar por factores preexistentes.

“Mi llamado a la acción: Les pido que se unan a mí para denunciar la injusticia, incluso cuando se manifieste en las palabras o bromas de un amigo(a).   Procuren la justicia con rigor, especialmente después de que los titulares avancen al siguiente tema.  Conversen sobre lo que está sucediendo y lo que se nos pide que hagamos al respecto, ya sea en la iglesia, en nuestras escuelas, nuestros hogares, y nuestras familias.  Escuchen, sin ponerse a la defensiva, las experiencias honestas de nuestros hermanos y hermanas de la raza negra y latinos”, dijo Peterson.

En una conferencia de prensa de este lunes , el Gobernador Gavin Newsom clasificó la injusticia racial como “una pandemia encima de la pandemia” que debe abordarse.

“Con demasiada frecuencia tratamos de enfrentar el momento con discursos. Aparentamos solventar algo. … podría juntar a un grupo de asesores, armar un equipo de trabajo, podría prometer y promover unas cuantas leyes.  Pero el aprobar programas no significa resolver problemas. Se tienen que cambiar los corazones y mentes.  Se tiene que cambiar la cultura, no solamente las leyes”, aseguró Newsom.

Para una lista completa de las declaraciones de los obispos de California, pulse aquí .

 

Parroquias reabren gradualmente

 

La mayoría de las diócesis en el estado ya han anunciado sus planes para reabrir las parroquias con nuevos protocolos establecidos para mantener la salud y seguridad, y algunas tienen parroquias que  ya han abierto. Las iglesias están tomando medidas apropiadas para el distanciamiento social, limitando la asistencia al 25 por ciento del cupo o a 100 personas, pidiendo a los feligreses que usen mascarillas y desinfectando los templos entre las misas.

Las diócesis han estado colaborando con los funcionarios de la salud pública para determinar el momento y las nuevas medidas necesarias para ayudar a mantener a los feligreses a salvo en medio de la amenaza del COVID-19.  Las medidas locales podrían variar, dependiendo en las tasas de contagio, idoneidad de las parroquias y otros factores.

Pulse aquí para encontrar su diócesis  y las noticias más recientes sobre las aperturas y precauciones. 

 

Importantes Alertas Legislativas – ¡Actúe ya!

Favor de comunicarse con su representante y el gobernador en torno a estos temas, si no lo ha hecho todavía:  

·      En la Modificación de Mayo del presupuesto del Gobernador, él propone eliminar la financiación de los Servicios para Adultos Ofrecidos en las Organizaciones Comunitarias (CBAS, por sus siglas en inglés). Aunque el estado enfrenta incertidumbre debido a la pandemia, este cambio podría costar mucho más de lo que se ahorraría, ya que se obligaría a las personas de la tercera edad a irse a vivir a centros de cuidados costosos. Por favor pida a su Senador y Asambleísta que rechacen la propuesta del Gobernador de eliminar estos fondos  y permita que estos adultos se queden en sus casas con las personas que les aman.

·      El CalEITC (Crédito Fiscal por Ingreso del Trabajo de California) palia la crisis de pobreza en California al proveer la asistencia tan necesaria a las familias trabajadoras y a individuos que luchan para hacer que el dinero alcance. Aunque California ha hecho mejorías al crédito desde que se estableció en el 2015, un grupo de la población sigue siendo excluido: las personas que presentan su declaración de impuestos con un Número de Identificación Fiscal Individual (ITIN). Favor de sumarse a la petición que hacemos a nuestros líderes legislativos y al Gobernador para que extiendan los beneficios del EITC a las personas indocumentadas con ITINS en las negociaciones del presupuesto que se están llevando a cabo actualmente.  Inste a nuestros funcionarios públicos a que permitan a las personas con números ITIN, asignados por el gobierno federal, o que cuenten con un número de seguro social, a reclamar el beneficio EITC.

 

Recursos para la justicia racial

 

De la Conferencia Episcopal de EE.UU. (USCCB): Los actos violentos contra afroamericanos se han vuelto demasiado comunes. Cuando somos testigos de esos actos, así como el que le arrebató la vida a George Floyd, sabemos que tenemos la responsabilidad de responder. Nuestra fe nos llama a manifestarnos en contra del racismo y a esforzarnos para transformar las estructuras que siguen menospreciando la dignidad igualitaria de toda persona. A continuación tenemos recursos para ayudar a orar, aprender, y tomar medidas juntos para transformar nuestros corazones, políticas y a nuestro país.

Vea al Obispo Shelton J. Fabre, presidente de la Comisión Ad Hoc en Contra del Racismo, comparta la declaración del presidente de la comisión.

Ore
Utilice esta Oración para la Sanación Racial para Nuestra Tierra  o una de todas las otras disponibles en nuestro sitio web

Aprenda
Lea y estudie la reciente carta pastoral de los obispos contra el racismo, Abramos nuestros corazones  ( en español), e utilice nuestra  guía de estudio  para profundizar su oración y aprendizaje.

Actúe
Comparta y dialogue sobre los recursos con su comunidad, incluyendo boletines informativos, como este sobre el racismo sistémico, materiales pedagógicos para las aulas, y reflexiones en base a las Escrituras .

 

 

"No podemos tolerar o hacernos de la vista gorda ante el racismo y la exclusión en cualquier forma y aún afirmar que defendemos la condición sagrada de toda vida humana”.  @Pontifex

 

5 de junio de 2020
Tomo 13, No. 20

Printer Friendly, PDF & Email

Highlights